El Arte de Acechar al Ego

 

El concepto de “acecho al Ego” proviene de la corriente del Chamanismo Tolteca, cuyo mayor representante, o al menos el más conocido, fue Don Juan Matus, un brujo que inspiró el trabajo de investigación antropológica de Carlos Castaneda allá por los años 70

Básicamente el propósito de acechar al Ego es reconocer y dominar la personalidad, un arte y disciplina que todo Guerrero debe alcanzar si quiere realmente manejar su Vida, lo que podríamos llamar, crear tu propia realidad.

El Ego, enemigo o aliado

En esta nueva era espiritual que estamos recorriendo, el concepto de Ego está siendo mal interpretado en muchos sentidos, entendiendo al ego como el enemigo al que hay que Eliminar

Nuestro Ego es el representante de nuestra Personalidad, la cara visible de nuestro Ser invisible, que articula los aprendizajes del Alma y el espíritu y por tanto, sin Él, este aprendizaje y manejo que llamamos Vida, no sería posible o al menos, no de forma consciente

El principal problema radica en los Egos desmesurados y descontrolados donde el Ser está dominado por una personalidad errática y carente de dirección y sentido

Un Ego reconocido, fortalecido y puesto al servicio de nuestra experiencia Vital es el mejor aliado que podemos encontrar, así pues el propósito del Acecho al Ego nos ayuda a identificar los comportamientos y conductas erráticas y automatizadas para convertirlas, con práctica y disciplina, en una herramienta de creación de Realidad.

Así como piensas vives, lo que crees en tu mente lo creas en tu realidad. Si tus pensamientos son negativos, de queja, de juicio, cargados de preocupación o angustia, eso es exactamente lo que vas a vivir “afuera” porque el Universo se va a encargar de ponerte los escenarios necesarios para que tu personaje pueda interpretar tu papel, la víctima, el quejoso, el soberbio, el sumiso… y así una larga lista de trajes con los que te disfrazas cada día según la ocasión

Como Transformar esto es la actitud del Guerrero, en el sentido de que un guerrero se acecha a sí mismo para caminar hacia la Impecabilidad, el arte de hacer siempre lo mejor que puedas en aquello que te impliques

Y para poder dejar de vivir en los automatismos arrastrados por la vorágine del día a día y salir de la rueda del hámster… tenemos que parar

No Hacer o el arte del Wu~wei en la filosofía Taoísta es una práctica que nos ayuda a romper las estructuras mentales, a permanecer en el presente, en la contemplación, de donde surgirán nuevas y mejores ideas y tomaremos decisiones más acertadas para nuestra vida

Es Necesario que tomes un tiempo para PARAR, dejar de correr, de huir y de perseguir las cosas, las situaciones o a las personas. Si paras puedes encontrarte contigo mismo, conocerte, discernir lo que necesitas y deseas en tu vida y lo que no, y así elegir con verdadero sentido el próximo paso.

 

Deja tus comentarios, me encantará leerte..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *