ΙͺΙ’α΄œα΄€ΚŸα΄…α΄€α΄… ᴅᴇ ɒéɴᴇʀᴏ ?

Igualdad de gΓ©nero?Β  Β  Β  Β PerdΓ³name pero para mΓ­ eso es imposible !
Β 
 

Creo que en estos tiempos lo que mΓ‘s nos valdrΓ­a es educar y re~educarnos en la Igualdad de Valores

Β 

Vivimos momentos de cambio, de revoluciΓ³n y de re~conquista para devolverle a lo Femenino el digno lugar que le fue arrebatado y crΓ©eme que como Mujer, lo deseo y lo necesito tanto como cualquiera.

Β 

Ya los educadores empiezan a trabajar con el gΓ©nero andrΓ³gino, y escribimos con β€œx” o con β€œe” o con @ aquello que queremos que llegue tanto a ellos como a ellas para no hacer diferencias, como si no fuΓ©ramos diferentes Β‘

Β 

Vengo de una generaciΓ³n donde el genΓ©rico masculino no me hace sentir excluida, lo que realmente me hizo sentir menos es que mis padres me dijeran, β€œeso no se hace” y descubrir que la razΓ³n explΓ­cita o implΓ­cita era ser niΓ±a. O cuando mi madre me inculcada, una Srta. no hace esas cosas, que van a pensar?, perpetuando un doloroso y errΓ³neo patrΓ³n que se instaurΓ³ en algΓΊn momento de nuestras historias para que quizΓ‘s, nuestras Ancestras pudieran sobrevivir.

Β 

TendrΓ­as que haberme visto con mis dos coletas subiendo a los Γ‘rboles como un mono, sintiΓ©ndome indΓ­gena y salvaje, como creo que todos los niΓ±os y niΓ±as lo somos en esencia, y como muchas de mi generaciΓ³n y en Pro de la buena educaciΓ³n, me acabΓ© convirtiendo en una adolescente rebelde y defraudada porque en el mundo donde VivΓ­a, mi esencia no tenΓ­a espacio ni permiso para manifestarse, solo recibΓ­a juicios, reproches o castigos

Β 

Casi sin darme cuenta aprendΓ­ que ese mundo donde vivΓ­a era mΓ‘s difΓ­cil si eras chica, donde los dedos de las demΓ‘s te acusaban envidiosos cada vez que te atrevΓ­as a salirte de la norma

Β 

CrecΓ­ peleada con mi feminidad, dando la espalda a mi madre, a mi abuela, a mis mujeres del Linaje, para intentar en vano ser yo misma, porque los modelos femeninos que existΓ­an me asfixiaban y los que yo sentΓ­a verdaderos latiendo y gritando dentro de mΓ­ estaban prohibidos

Β 

Imagina todo el trabajo de de aprendizaje, reconciliaciΓ³n, aceptaciΓ³n y duelo que he tenido que hacer (seguramente como tΓΊ) para reconocerme Mujer, Salvaje, Sensible y Femenina; SΓ­, todo a la vez, porque asΓ­ somos muchas de nosotras, todo a la vez

Β 

Veo constantemente reivindicaciones sobre la igualdad de gΓ©nero pero, quΓ© nos pasa ? Acaso no vemos que eso es imposible?

Β 

Si los gΓ©neros fueran iguales no tendrΓ­an que diferenciarse, creo sin embargo que somos felizmente diferentes y complementarios, porque los opuestos se atraen y complementan para completar un todo, para Crear lo Nuevo, lo que todavΓ­a no existe no podrΓ‘ existir sin la uniΓ³n de dos que son diferentes

Β 

Respeto todas las formas de sentir y amar que existen y que puedan llegar a existir, fruto de la bΓΊsqueda del amor propio pero, o me hago mayor y estoy obsoleta, oΒ sigo creyendo que la belleza de lo distinto y las diferencias son lo que nos llevan al encuentro, al amor y a la aceptaciΓ³n, de uno mismo y de la otra > de una misma y del otro y de todas las nuevas versiones de gΓ©neros que estΓ‘n naciendo

Β 

Creo que mΓ‘s nos valdrΓ­a enfocarnos en recuperar la igualdad de Valores, esa que no tiene duda alguna de que la mujer, sus cualidades y su peculiar y cambiante manera de ser, son tan valiosas como las del hombre, diferentemente valiosas, complementariamente valiosas; asΓ­ cualquier niΓ±a o mujer de este planeta no tendrΓ­an que verse en la dolorosa elecciΓ³n de ser o buena madre o buena profesional, no tendrΓ­a que esconderse o justificarse por decidir darle el pecho a sus hijos, ya sea en la calle, en las oficinas, o en medio del supermercado si asΓ­ lo requiere su retoΓ±o

Β 

Sin darnos cuenta siento que estamos estigmatizado a las mujeres que con su tiempo y dedicaciΓ³n moldean con amor, paciencia y habilidades dignas de verdaderos Maestros Ascendidos, a esos nuevos Seres, hijos de la Vida, que caminarΓ‘n sobre este planeta los prΓ³ximos 70 u 80 aΓ±os y que serΓ‘n sin duda, los que cuiden de los viejos que hoy aΓΊn no lo somos, los que avancen y hagan evolucionar nuestra Especie hacia algo mΓ‘s razonable que el caos que hemos creado como Humanidad.

Β 

Ellos salvarΓ‘n o no, la Tierra y la Especie y ellos y ellas, son los hijos de esas mujeres que hoy se quedan en casa o no, para darles amor, ejemplo, ternura y posibilidades y… tambiΓ©n si, apoyadas, acompaΓ±adas y merecidamente honradas por los hombres (o mujeres) que caminan a su lado, que son sus maridos, compaΓ±eros, padres, amigos, abuelos o hermanos

Honremos lo femenino tanto como lo masculino porque, si alguno de estos dos seres diferentes por naturaleza no existieran, yo no estarΓ­a escribiendo esto y tΓΊ no lo estarΓ­as leyendo

Β 

Caminemos hacia la igualdad de Valor