El Abrazo de tu Clan, una Historia de Sanación Ancestral

Una Historia de Sanación Ancestral 

 

Acabo de hacer una vídeo conferencia con mi madre de  73 años y mi abuela de 93 y quiero compartirte algo ¡

Llevaba tiempo rumiando un asunto que me preocupa y que no había conseguido resolver en mi vida

Solo porque me atreví a proponerlo, gracias a que tuve la insistencia y no me rendí cuando los resultados esperados no llegaban, una y otra y otra vez…. Tuve hoy el privilegio de reunir a mi madre y a su madre, para abrir esa caja de Pandora que, aun sabiendo todas lo que contiene, nunca nos hemos atrevido a confrontar de una manera tan explícita.

Ha sido un encuentro lleno de sinceridad, de emociones intensas, de palabras nunca dichas, de miradas nunca sostenidas, hasta hoy, porque sentí que llegó la hora, porque sentí que era posible y el Universo me regaló un Sí

Mañana entro en resonancia con la fecha de mi Concepción, ese momento pasado (que sigue estando en Presente) en el que la chispa Divina decidió unirse a la materia con la generosa ayuda de mis padres que, en su inocencia pusieron a disposición los medios que necesitábamos todos para encontrarnos aquí y ahora transitando esta experiencia de Vida.

No fue fácil, para ninguno de nosotros, ha sido un camino de dolorosos desencuentros y temas no resueltos, mi padre ya murió hace años y con él tuve que trabajar desde otros planos para recolocar en mí tantas, cosas…. o mejor dicho solo una; recolocarle a él en mi

Hoy he podido al fin ponerle voz a muchos sentires que se agolpaban en mi mente y palpitaban en mi corazón, y que de no haberse parido, seguirían enredando mis pensamientos y mis emociones esperando la oportunidad de escaparse en forma de patrones, comportamientos y circunstancias de vida que se repiten cíclicamente para que abra los ojos, la mente y el corazón y les dé el espacio que reclaman

Me siento tan agradecida de pertenecer a esta familia, de poder decirle a mi abuela de 93 años que la honro por haber tenido el coraje de seguir adelante con su embarazo a pesar de no estar casada, a pesar de todas las habladurías y vergüenza que tuvo que soportar en su época cuando, ser madre antes del matrimonio suponía una losa de la que una no se libra fácilmente.

Hoy, juntas, hemos honrado y reconocido que, de no ser por su valentía y la de mi abuelo, con apenas 20 años de edad, yo no estaría hoy aquí agradeciendo las oportunidades de Vida que me llegan, que no tendría la madre que tengo, que nada de lo que ahora tenemos el privilegio de celebrar hubiera sido posible

Así que Gracias, Gracias por la Vida que decidiste llevar adelante, por tu Coraje, por sostener en silencio todas las adversidades para que hoy todas estemos aquí riendo y llorando . . .

Te invito Mujer (y también a ti si eres hombre y lo sientes) a levantarte para honrar y agradecer a tus ancestros, abuelos y abuelas, aunque ya no estén contigo, hayan hecho lo que hayan hecho, incluso si no te reconocieron, o no te miraron, o no pudieron aceptarte tal como eras, porque lo único cierto es que, sin todos los pasos que dieron para que sus vidas fueran como han sido, tú no estarías aquí hoy, en un mundo de infinitas Posibilidades

 

Hasta que volvamos a encontrarnos, te deseo un Buen Camino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *